Datos personales

Mi foto

"La oportunidad golpea a tu puerta todos los días. Pero no basta con eso: a la oportunidad hay que abrirle la puerta, hacerla pasar y cuidarla mucho, para que no se vaya”.

martes, 29 de mayo de 2012

Día 1: Así nos conocimos

Fui a la reunión. Después de mucho hablar y hablar conseguí convencer a mi hermano de que no debía temer por mí, que era capaz de participar en una reunión manteniendo absoluto silencio...él no perdería protagonismo, esto era lo que más le importaba y le encontraba toda la razón, al fin y al cabo eran sus amigos y yo me estaba inmiscuyendo en su metro cuadrado. 
 Al llegar fui presentada al grupo como "la hermana de" y eso fue todo, luego permanecí sentada al borde de la mesa mientras ellos tomaban decisiones. 
 Cuando dieron por finalizada la primera parte de la junta sirvieron unas bebidas y un picoteo e iniciaron una conversación más distendida. Aquí aproveché de pararme y recorrer aquella casa, que no tenía nada de peculiar, pero el estar tanto rato allí tratando de ser invisible fue algo agotador. 
 Luego de un rato al parecer había vuelto a ser visible, pues en ese instante se acercó a mí un chico. Él se presentó y amablemente se dedicó a charlar conmigo. Me pareció agradable y bastante "potable" (buenmozo). Al rato dieron inicio a la segunda parte de la reunión, la que no duró más de una hora. 
 Nos disponíamos a partir con mi hermano cuando se nos acercó Rodrigo, el muchacho con el que había estado conversando hace un rato y, colocándole una mano en el hombro a mi hermano le dice que yo me iré con él, ya que le he realizado una serie de acotaciones muy interesantes, por lo que desea hablar un poco más y...
 - No te preocupes yo la voy a dejar después a la casa. 
 Mi hermano me miró, hizo un gesto de despedida y se fue. ¡Linda la cosa! pensé en ese instante. Al parecer nuevamente me había vuelto invisible y no sé como lo hice, pues a mí nadie me preguntó nada. 
 Bueno, la verdad es que yo a él nunca le dije cosa alguna es decir, esas "acotaciones interesantes" nunca existieron, pero me pareció tan entretenida la forma de lograr quedarse un rato más conmigo, que guardé silencio, el mismo silencio que me había pedido guardar insistentemente mi hermano. 
 Salimos juntos a la calle y conversamos de todo un poco...simplemente me dejé querer y quizás mañana o pasado o en otra reunión nos volvamos a ver. Sentí que era el inicio de algo, no sé exactamente qué, pero estoy esperando ver lo que sigue.

No hay comentarios: