Datos personales

Mi foto

"La oportunidad golpea a tu puerta todos los días. Pero no basta con eso: a la oportunidad hay que abrirle la puerta, hacerla pasar y cuidarla mucho, para que no se vaya”.

martes, 24 de noviembre de 2009

Fiesta

Tenía prohíbido salir y no porque estuviera castigada, sino simplemente porque mis padres no me daban permiso para salir y si llegaba a hacerlo, era dentro de un horario bien específico: durante el día y antes que se pusiera el sol.
Aún no sé cómo fue que conseguí que me dejaran ir a quedar a dormir a la casa de mi amiga Mónica.
Por supuesto con ella ya lo teníamos todo planeado, estaríamos un rato en su casa y luego, más tarde, iríamos a la fiesta que había organizado el séptimo B, nuestro curso enemigo, pues nosotras éramos del séptimo A. Claro está que debido a esa rivalidad, que no sabíamos de dónde provenía, nosotras no estábamos invitadas, pero era la única fiesta de la cual teníamos conocimiento y, como lo más probable era que de aquí a un buen tiempo más, por lo menos un año, yo no volvería a tener permiso, ni para salir a la esquina, debíamos aprovechar este momento.
En casa de mi amiga nos cambiamos ropa, nos maquillamos, éramos otras. Al caer la noche, cuando sabíamos que la fiesta ya había comenzado y debía estar en su máximo esplendor, nos dirigimos hacía allí absolutamente decididas, yo ni siquiera sentí temor a que mis padres se enteraran, de ser así, en ese instante me daba lo mismo.
Llegamos a la casa de Claudia, ella era la anfitriona y al parecer esta fiesta era para festejar su cumpleaños. La saludamos y entramos, habíamos sorteado la primera dificultad. Ya adentro, nos dimos cuenta que más que fiesta parecía velorio. Todos estaban en grupos,conversaban y comían, pero nadie bailaba ¡qué lata! ¿y para esto le mentí a mis padres? con Mónica nos miramos concordando en que definitivamente este curso era bastante aburrido, quizás por eso les caíamos mal.
Nos acercamos a un grupo de chicos que conocíamos, la música estaba genial y mis pies se me iban...yo no había venido a conversar, para eso tenía permiso y lo podía hacer en cualquier momento. Entonces, como ambas no teníamos problemas de timidez, les pedimos que aprovecháramos la música y bailáramos...¡y empezó la fiesta!
La verdad es que sólo empezó para nosotras y otros tantos, pues no todos salieron a bailar, pero nosotras estábamos felices y no paramos de bailar por largo rato...¡esto es vida!...pensaba.
La pista de baile era nuestra, cuando de pronto, la música se detuvo, había un círculo de personas a nuestro alrededor, las luces chispeantes se apagaron encendiéndose la luz principal. Parecía que teníamos un foco frente a nuestros rostros.
Entre la gente apareció Claudia, su rostro contrariado, sus ojos derramando lágrimas como dibujo animado japonés. Nos miró fijamente, estiró su brazo y con su dedo índice señaló la puerta diciendo "salgan de aquí".
Nos encogimos de hombros y salimos, pero junto a nosotras salieron la mayoría de los varones que estaban en la fiesta. Los murmullos pasaron de inmediato a quejas y rezongos...nosotras continuamos el camino hacia la salida.
Cuando habíamos caminado unas cuadras y estábamos cerca de la casa de Mónica, miramos a nuestros acompañantes y les pedimos que regresaran a la fiesta, agradeciendo, obviamente, el que nos hayan ido a dejar.
Nosotras no le teníamos mala a las niñas del otro curso y, después de todo, lo habíamos pasado fantástico, fue una gran fiesta...¡mi primera fiesta, ja,ja,ja!

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Què patuda eres, jaja!! realmente la timidez no existe en tu diccionario

Anónimo dijo...

Fiesta, fiesta, que siga la fiesta!!! las de ahora no son como las de antes...me sonò como a "malòn"

Anónimo dijo...

Yo vivì algo parecido en mis tiempos de escuela y lo pasè muy bien...me escondì, asì es que me salvè de que me echaran