Datos personales

Mi foto

"La oportunidad golpea a tu puerta todos los días. Pero no basta con eso: a la oportunidad hay que abrirle la puerta, hacerla pasar y cuidarla mucho, para que no se vaya”.

miércoles, 7 de enero de 2015

Algo extraño


Ese hombre estaba ahí, sentado a los pies de mi cama, mirándome fijamente. Su vestimenta era de otra época: camisa blanca con vuelos, traje negro con una tela como aterciopelada, sus zapatos, también negros, brillaban como recién lustrados.

Su rostro era más bien pálido, sus labios delgados definían una leve sonrisa, sus cejas bien pobladas y oscuras. Sus ojos eran negros, de mirada intensa y penetrante, tan invasiva que sentí cómo se clavaba en mis ojos y recorría cada uno de mis pensamientos, incluso aquel, ese pensamiento que me hizo temblar de temor y que con terror, provocó que infantilmente, cubriera mi rostro con las sábanas…era mi minuto, el minuto, el momento de despedirme  había llegado pero, ni siquiera podía gritar, ni un hilo de voz salía de mi boca. La muerte estaba allí, sentada junto a mi cama.

 

 

 

 

 

 

No hay comentarios: